Sobre

AMARLA CARTAGENA

Uno de los mejores hoteles en la Ciudad amurallada de Cartagena

Esta es la historia de cómo Amarla Boutique Hotel llegó a ser uno de los mejores hoteles de la ciudad amurallada de Cartagena. Comenzó hace años, en una visita a Cartagena. La encantadora mezcla de historia caribeña, arquitectura tradicional española y colores vibrantes que se encuentran dentro de la ciudad amurallada de Cartagena fue cautivadora. Las pintorescas calles y los bulliciosos vecindarios se sentían como en casa. Las casas comerciales convertidas y las villas familiares de antaño contaban historias de un pasado que intrigaban y perduraban en nuestras mentes. Y así comenzó nuestra búsqueda.

Desde el momento en que entramos por la puerta de esta hermosa casa colonial, supimos que habíamos encontrado AMARLA. Fue como entrar en una era pasada. La casa fue construida en una época en la que los comerciantes españoles construyeron grandes propiedades señoriales en tierras coloniales lejanas. El edificio cuenta una historia de siglos de cambio, confusión y triunfo. La artesanía que se ha dedicado a su fabricación ya no se ve. Lo llamamos “AMARLA”, la palabra en español que significa “amar”. Resumía nuestros sentimientos y expresa nuestro deseo de convertirnos en uno de los mejores hoteles de la ciudad amurallada de Cartagena. Un hogar lejos del hogar para viajeros de todo el mundo.

Desde el momento en que entre por la puerta, será recibido en nuestra hermosa casa colonial. Nuestro servicio es cálido y afable. Durante su estadía, su anfitrión estará disponible para asegurarse de que tenga todo lo que necesita. Esperamos darle la bienvenida y escuchar su historia pronto.

‘Fue un hotel tan maravilloso, que nos quedamos una noche más porque no nos queríamos ir. El hotel es precioso y perfectamente decorado. Y aunque la decoración es impresionante, el personal es lo que lo hizo sentir tan especial.’
CaptureSF, London, United Kingdom
‘El hotel es absolutamente hermoso y auténtico. No tiene nada de comercial, es impresionante por dentro y por fuera. El personal fue increíble, nos hicieron sentir muy cómodos y no podrían haber sido más hospitalarios. ¡No puedo recomendar este lugar lo suficiente!’
margc20182018 San Francisco, California
White tripadvisor logo

Así somos nosotros

Está en las manos capaces y cariñosas de un grandioso equipo de personas devotas. Cada uno de ellos tiene su rol y cada uno juega su parte para hacer de nuestra casa la suya.

RUBY PORTO
RUBY PORTOConserje
Rubí es de Cali, la tierra de la salsa y la alegría. Cantante, amante de la música y en busca de horizontes. Su calurosa energía le hará sentir como si le estuviera dando un abrazo.
MARÍA EUGENIA CLAVIJO
MARÍA EUGENIA CLAVIJO Gerente
El cuidado, la franqueza, el buen humor y la sensibilidad son las marcas de María. Barranquillera a quien le encanta viajar, pintar y dar la bienvenida a los invitados a nuestra casa.
ESTELA QUIROZ
ESTELA QUIROZChef
Puede probar la pasión en cada bocado de la comida de Estela. Ella es de Cartagena y trae los mejores sabores de la ciudad a la mesa con detalles simples pero deliciosos.
ARMANDO MORALES
ARMANDO MORALESSeguridad y servicio
Un gran bailarín que siempre está de buen humor, Armando es tan trabajador como encantador. Viene de Venezuela donde la devoción lo es todo. Lo sentirá.
ROCÍO RÍOS
ROCÍO RÍOSServicio de limpieza
Rocío es toda una perfeccionista. Nacida en Cartagena, ella lo da todo y está siempre de buen humor. Cuando no está haciendo de Amarla un lugar mejor, está haciendo música.

Uno de los mejores

Hoteles en Centro histórico de Cartagena

El hotel boutique Amarla es uno de los mejores hoteles de la Ciudad Vieja de Cartagena. A menudo conocida como la ciudad amurallada, Cartagena es un lugar vibrante y mágico, donde la rica historia arquitectónica, las grandes tiendas y los animados cafés al aire libre chocan en perfecta sinergia. Los restaurantes de clase mundial, los auténticos puestos callejeros y la vibrante vida nocturna hacen de esta ciudad uno de los lugares más populares para visitar mientras viaja por Colombia.

Mientras recorre las calles adoquinadas de piedra, notará los balcones llenos de flores que sobresalen de las coloridas casas antiguas de los comerciantes. Conocidas como “case altas” o casas de dos pisos, estas casas históricas se alinean en las calles estrechas creando el escenario más vibrante y seductor. Las antiguas murallas de hasta 20 m de espesor y 11 km de largo, rodeaban toda la
ciudad y dan nombre a este sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Construidas para proteger la ciudad de los piratas, las antes temidas mazmorras se han transformado desde entonces en una hilera de tiendas artesanales y un colorido mercado de artesanías.

Con sus hermosos edificios, elegante arquitectura colonial, rica historia y gente encantadora, la ciudad amurallada es un lugar idílico para perderse y maravillarse. La Ciudad Amurallada es el hogar de la prestigiosa Universidad de Cartagena y varias otras escuelas y oficinas gubernamentales.
Durante el día, las bulliciosas calles se llenan de estudiantes, trabajadores y vendedores locales que venden desde frutas hasta artesanías. Por la noche, las calles cobran vida a medida que los bares y restaurantes se llenan y los artistas callejeros salen a las calles para brindarle una serenata mientras cena en las tranquilas plazas. Los carruajes tirados por caballos también son un espectáculo típico en las calles de la ciudad vieja de Cartagena, evocando la nostalgia colonial de una época pasada.

La historia de la ciudad amurallada de Cartagena

Después de casi cinco siglos de herencia colonial, la Historia de la Ciudad Amurallada de Cartagena parece impregnar cada paso recorrido. Esta es una de las ciudades más hermosas y con más historia de América Latina. Fue fundada en 1533 por Don Pedro de Heredia en el lugar del antiguo asentamiento caribe de los calamares. El nombre completo de la ciudad, Cartagena de Indias, es un recordatorio constante de que los españoles creían que no habían navegado hacia América, sino hacia el Lejano Oriente.

Menos de 20 años después de la llegada de los colonos españoles se produjo la primera de las muchas tragedias de Cartagena. Junto con la riqueza de la ciudad, estos crean la dramática historia de esta joya de la costa caribeña de Colombia. En 1552 el fuego destruyó gran parte de la ya próspera ciudad.

Cartagena se recuperó rápidamente. Poco después, el puerto se convirtió en el depósito temporal de gran parte del tesoro que se les quitó a los indígenas. Los almacenes pronto se llenaron de gemas y oro. Mientras esperaban el envío a España, la ciudad rápidamente era un objetivo para los piratas. Quizás el más conocido de ellos fue Sir Francis Drake. Conocido como “El Draque” o “El Dragón”, todavía es detestado en esta parte del mundo. En 1586 destruyó el puerto de Cartagena. Regresó a Inglaterra con 10 millones de pesos, que fue su recompensa por no apuntar con sus cañones al pueblo. El suyo fue solo uno de los muchos ataques similares. En respuesta, los españoles construyeron fuertes y las murallas que rodean la ciudad hoy.

Riqueza e Independencia.

En 1650 abrieron el Canal del Dique que unía Cartagena con los puertos del Río Magdalena. Esto creó más riqueza para la ciudad. Su creciente prosperidad atrajo a españoles, judíos, turcos, sirios, italianos y libaneses entre otros. Muchos de sus descendientes aún son dueños de negocios que comenzaron. La Cartagena de hoy sigue siendo un crisol vibrante y cosmopolita de nacionalidades.

Cartagena se había convertido en el bastión más importante del imperio español a finales del siglo XVIII. No iba a durar. En 1810, la ciudad se convirtió en uno de los centros del movimiento de liberación nacional. Declaró su independencia de España. Cinco años después, las fuerzas españolas reconquistaron la ciudad tras un brutal asedio de cuatro meses. Alrededor de 6000 residentes murieron, pero la lucha por la libertad continuó.

La ciudad fue finalmente liberada en 1821, dos años después de la capital de Colombia, Bogotá. La milicia local unió fuerzas con el héroe nacional, Simón Bolívar. En respuesta, le dio a la ciudad su apodo, “La Heroica”. Ya no formaba parte del imperio español, una de las razones clave de la desaparición de la riqueza de Cartagena. Los tesoros saqueados de América dejaron de fluir por el puerto en su camino hacia Europa. Siguió un período de lento declive. Cartagena fue golpeada por una epidemia de cólera en 1849, que mató a alrededor de un tercio de sus 18.000 habitantes. Las autoridades de la época intentaron ayudar disparando cañones sobre la ciudad para ‘purificar el aire’.

Inspiradora e inolvidable

Sin duda, la tragedia ayudó a inspirar al autor ganador del premio Nobel Gabriel García Márquez a escribir la novela “El amor en los tiempos del cólera”. Aunque la novela está ambientada en una ciudad sin nombre, décadas después de la epidemia, muchas de las descripciones están dibujadas localmente. No es sorprendente. Su carrera como escritor comenzó en Cartagena, donde pasó un año como estudiante sin dinero. Posteriormente, sus padres y familia se trasladaron a la ciudad. Aunque ya no era residente, siguió siendo un visitante frecuente a largo plazo. La familia todavía es propietaria de la casa donde solía alojarse en el casco antiguo.

Paseando por las calles adoquinadas no es difícil sentir los orígenes del famoso realismo mágico de sus novelas. Las buganvillas, las fachadas brillantes y los interiores misteriosos parecen sacados de los sueños. Igualmente, los pasillos empedrados, las tiendas, los bares y los restaurantes todavía están llenos del tipo de personajes que saltan de las páginas de sus libros.

Durante gran parte del tiempo de Márquez, Cartagena estuvo en declive, tranquila, si no olvidada. Eso resultó ser una suerte. La ciudad se salvó de los estragos de la violencia y la modernización. Ahora es el destino más loco, colorido, ruidoso, vibrante, hermoso, húmedo, cambiante, emocionante, histórico e inolvidable que disfrutamos hoy.

Quizás la mejor manera de descubrir Cartagena sea paseando por las calles de la ciudad. 

Estos son solo algunos de los lugares más conocidos del casco antiguo.

Las Murallas. Estas formidables murallas que se extienden a lo largo de 4 km (2,5 millas) son las que hicieron de Cartagena el centro del imperio latinoamericano de España. Construido a finales del siglo XVI. En 1741 fueron atacados por más de 186 buques de guerra británicos. Este fue el ataque de flota de batalla más grande registrado hasta la Segunda Guerra Mundial.

Hoy la ciudad aún tiene las cicatrices. Más notablemente en la Iglesia Santo Toribio de Mogrovejo. El daño de una bala de cañón británica marca el muro oeste de la iglesia. Las Murallas atraen a visitantes y lugareños, que típicamente vienen a pasear junto a la pared atrapando la brisa del mar mientras se pone el sol. Si desea conocer la construcción de las paredes, visite el Museo de las Fortificaciones en Baluarte de Santa Catalina.

El Torre del Reloj es para Cartagena lo que la Torre Eiffel para París o el Empire State para Nueva York. Forma parte de la puerta de la ciudad fortificada original, construida sobre un puente levadizo en 1601. La puerta no siempre tuvo reloj. El reloj de péndulo se añadió en 1874. En 1937, fue reemplazado por un reloj suizo.

Plaza de los Coches. Este antiguo mercado de esclavos es ahora una vibrante plaza triangular flanqueada por casas coloniales con balcones. A la cabeza está El Portal de los Dulces que, como sugiere su nombre, es el lugar para comprar dulces y golosinas locales.

Plaza de la Aduana. Originalmente utilizado como patio de armas militares, hoy la plaza es la plaza más grande de la Ciudad Amurallada de Cartagena. La Real Aduana, de la que toma el nombre la plaza, es ahora el Ayuntamiento.

Descubra ugares memorables  en cada esquina.

Museo de Arte Moderne. Esta es una galería pequeña y memorable. En particular, por las pinturas expresionistas surrealistas intensamente brillantes del artista local Alejandro Obregón en su colección permanente. Hay un piso adicional que alberga exposiciones temporales.

El Teatro de Adolfo Mejia Heredia. Este es uno de los edificios más queridos de Cartagena. Creado en 1911 a partir de una destartalada iglesia del siglo XVII. El elegante interior cuenta con accesorios chapados en oro, divisores de madera de cedro y una elegante escalera de mármol importado de Italia. El impresionante mural del techo, pintado por el artista local Enrique Grau, representa la danza de las nueve musas. Hoy, el teatro sigue siendo un centro próspero para las artes escénicas.

Iglesia San Pedro Claver. Este convento de tres pisos está dedicado al primer santo nombrado del Nuevo Mundo. Era un joven sacerdote de una acaudalada familia española que llegó a la ciudad en 1610. Conmocionado por el trato a los esclavos africanos, que construyeron las murallas de la ciudad. Su cuidado y lucha por la igualdad de derechos inició el movimiento hacia la abolición de la esclavitud en las Américas. Para honrarlo, puede visitar el altar de mármol. Aquí encontrará un ataúd de vidrio, con intrincadas vidrieras que contienen los huesos de “El Apóstol de los Negros” en exhibición.

Iglesia Santo Domingo. Uno de los lugares más imperdibles de Cartagena, esta es la iglesia más antigua de la ciudad, construida en la década de 1570. El espectacular altar de mármol barroco presenta a la Virgen en una corona con incrustaciones de oro y esmeraldas. Junto a ella hay una imagen de madera de Cristo que, dice la leyenda, crecerá demasiado para pasar por las puertas de la iglesia si alguien intentase llevársela.

Catedral Basílica de Santa Catalina de Alejandria. En 1586, Sir Francis Drake destruyó la catedral original. Esta segunda catedral fue construida en 1612. A principios del siglo XX se añadió una cúpula a la elevada estructura de la ciudadela.

Un vistazo al pasado.

Casa de Rafael Núñez. La casa del poeta y presidente colombiano del siglo XIX es una de las mansiones más elegantes de la ciudad. El edificio restaurado es ahora un museo que ofrece un vistazo a la vida colonial de hace 140 años.

Palacio de la Inquisición. Ubicado en la frondosa Plaza de Bolívar, este es el edificio que sirvió como sede de la inquisición española. La inquisición duró desde 1706 hasta la revolución de 1811. Durante este tiempo, unas 800 personas fueron enviadas a la muerte desde este edificio. La mayoría fueron condenados por ‘delitos contra el cristianismo’. El edificio ahora es un museo, que exhibe varios artefactos horripilantes de tortura y ejecución.

Casa del Marqués de Valdehoyos. Esta opulenta mansión toma su nombre de su propietario original, el marqués, un dueño de esclavos inmensamente rico y magnate del azúcar. Lleno de impresionante carpintería y candelabros. Vale la pena echarle un vistazo.

Museo del Oro y Arqueología. El oro fue lo que llevó a los españoles a conquistar Colombia. Este pequeño museo presenta el trabajo exquisitamente detallado en el metal precioso y la cerámica creada por los sinú locales hace siglos.

Las Bóvedas. Para algunos, estas caracterizan perfectamente a la Cartagena moderna. Las 23 mazmorras, originalmente construidas en las murallas de la ciudad de 50 pies (15 m) de espesor, se han convertido en un desfile de tiendas de artesanía.

Castillo de San Felipe de Barajas. A 20 minutos a pie del casco antiguo se encuentra el castillo de San Felipe. Construido en 1657. Los túneles subterráneos mejoran el sonido de los enemigos que se acercaban. Si lo desea, puede explorar estos espeluznantes túneles subterráneos, que están parcialmente abiertos al público.

‘Lo que importa en la vida no es lo que te sucede sino lo que recuerdas y cómo lo recuerdas.’

 – Gabriel García Márquez